Rc Rooms

Gestión y Administración de Apartamentos Turístios 

Barrio del Cabanyal Valencia

Contenidos del artículo

La historia de la ciudad de Valencia está estrechamente ligada a la del encantador barrio marítimo del Cabanyal-Canyamelar.

En el siglo XIX, este barrio llegó a ser un municipio independiente conocido como Pueblo Nuevo del Mar. Hoy en día, sigue siendo un barrio de pescadores que captura la esencia de la vida tradicional y se mueve a un ritmo distinto.

El valor arquitectónico del Cabanyal es incalculable,allí encontrarás barracas, casitas de pescadores, fachadas de azulejos, edificios de colores y estructuras modernistas. Desde la Lonja de Pescadores hasta el Mercado del Grao, que se encuentra en el barrio contiguo, el Grao, pasando por las viviendas de las calles Sant Pere, La Reina o Escalant, e incluso la zona del Progrés y Amparo Guillem.

La singular disposición de sus edificios y el trazado urbano de sus callejones, que se asemejan a un laberinto, contribuyen a crear un ambiente social y un estilo de vida auténtico, casi extinto en las grandes metrópolis.

barrio del cabanyal Valencia

Historia de el Cabanyal de Valencia

En sus primeros días, el área que ahora conocemos como el Cabanyal-Canyamelar consistía en una pequeña agrupación de chozas y barracas a lo largo de la acequia de los Ángeles. Esta acequia recibió su nombre de la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, que se encontraba en el lugar donde ahora se erige la iglesia del mismo nombre. La zona al norte de la acequia se denominó Cap de França (Punta de Francia), mientras que al sur, donde se concentraba una población más numerosa, se le dio el nombre de Cabanyal (Cabañal).

Hacia finales del siglo XVII, el Cabanyal se convirtió en un lugar popular para los valencianos que deseaban vivir entre la playa y la huerta, por lo que comenzaron a construir alquerías cerca de las cabañas. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, la población sufrió dos incendios devastadores que la redujeron casi por completo. Como resultado, se decretó que las nuevas casas debían construirse siguiendo el estilo de las casas de la huerta, con calles amplias y alineadas.

En esa misma época, surgió el Cañamelar, que al parecer recibió su nombre debido al cultivo de la caña de azúcar (canyamel en valenciano) que se llevaba a cabo en la zona hasta mediados del siglo XVIII. Desde entonces, el crecimiento en los tres núcleos fue constante y simultáneo, hasta que finalmente se fusionaron en uno solo a mediados del siglo XIX.

Pueblo Nuevo del Mar

En 1821, se estableció el Pueblo Nuevo del Mar como un municipio independiente con ese nombre. Era un pueblo principalmente dedicado a la pesca, y sus límites eran al sur con Villanueva del Grao, al este con el mar Mediterráneo, al oeste con el Partido de Santo Tomás de Valencia y al norte con la acequia de la Cadena, que ahora es conocida como Malvarrosa.

El Pueblo Nuevo del Mar estaba dividido en tres grandes bloques. El más cercano al Grao era el Cañamelar, que se extendía desde el Riuet hasta la acequia de Gasc o del Gas. A continuación, se encontraba el Cabañal, que se extendía desde la acequia del Gas hasta la acequia de los Ángeles. Por último, estaba la Punta de Francia, que se extendía desde la acequia de los Ángeles hasta la acequia de la Cadena.

Alrededor de la década de 1840, tres factores clave contribuyeron a dar forma a la fisionomía actual del Pueblo Nuevo del Mar:

  • En primer lugar, la construcción de nuevos diques para el puerto provocó la retirada del mar y el consiguiente crecimiento de la zona costera.
  • En segundo lugar, el pueblo, que contaba con un ayuntamiento independiente, estaba abierto a nuevos proyectos y oportunidades.
  • Y en tercer lugar, el proceso de desamortización otorgó una gran importancia a la delimitación de los terrenos edificables y a la propiedad de la tierra.

Estos elementos dieron lugar a la elaboración de un ambicioso plan urbanístico para la zona, aunque en un período de 20 años sufrió numerosas modificaciones, principalmente debido a la llegada del tren al Grao y al consiguiente aumento de la demanda turística.

El Pueblo Nuevo del Mar perdió su independencia, al igual que Villanueva del Grao, en 1897.

La incorporación a Valencia en el siglo XIX

La llegada del siglo XX trajo consigo numerosos cambios para el Pueblo Nuevo del Mar. El más significativo fue la pérdida de su independencia en 1897 y su incorporación al municipio de Valencia.

En 1900, los reconocidos artistas Sorolla y Benlliure fueron declarados hijos predilectos de Valencia y se les rindió homenaje al rotular con sus nombres la mitad de las calles de las Barcas y la Plaza de la Pelota. En ese mismo año, se inauguró el restaurado Teatro de la Marina en el Cabañal, al que se podía llegar en tranvía eléctrico, reemplazando al antiguo tranvía de vapor que operaba hasta el 23 de marzo de 1900.

En 1909, mientras Valencia vivía días de exaltación regional, Barcelona experimentaba un malestar generalizado que desencadenó la Semana Trágica. El gobierno declaró el estado de guerra. En el Cabañal, para atender a los heridos, se utilizó un edificio que parecía haber sido construido como hospital: la Lonja del Pescado, que la Sociedad Marina Auxiliante estaba finalizando en la playa de Levante.

el cabanyal un barrio modernista

El Cabanyal de Valencia y su patrimonio

En 1993, el núcleo del Cabañal-Cañamelar fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por la Generalitat Valenciana. El decreto resalta la peculiaridad de la trama urbana del barrio, donde se desarrolla una arquitectura popular con influencias eclécticas.

A partir de 1998, el barrio ha estado sujeto a un plan urbanístico del Ayuntamiento conocido como Plan de Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI). Este plan, impulsado por el gobierno local y autonómico, que en ese momento estaba bajo el control del Partido Popular (PP), propone la prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez a través de la zona protegida del Cabañal, como parte de un proyecto de rehabilitación urbana.

Sin embargo, el plan ha generado controversia, ya que implica la demolición de 1651 viviendas. Algunos vecinos se oponen a esta propuesta, mientras que otros la apoyan. Actualmente, el plan se encuentra paralizado judicialmente.

Cultura

La Semana Santa Marinera

La Semana Santa Marinera es la actividad tradicional por excelencia en el Cabañal, y sus orígenes se remontan al siglo XV con la creación de la «Concòrdia dels Disciplinats» (Concordia de los disciplinados), cuyo prior fue San Vicente Ferrer. Desafortunadamente, no se dispone de archivos de esta época, ya que los archivos parroquiales y los del arzobispado fueron destruidos durante la Guerra Civil.

Por lo tanto, la historia de la Semana Santa Marinera ha tenido que reconstruirse a partir de fragmentos dispersos.

Siglo XX

A medida que entramos en el siglo XX, la Semana Santa Marinera adquiere una fisonomía muy peculiar. En las tres parroquias existían corporaciones de Sajos que veneraban a Jesús Nazareno llevando la cruz a cuestas, corporaciones de Granaderos dedicadas al culto de la Santísima Virgen en su advocación de los Dolores o la Soledad, y cofradías de Penitentes, conocidas en Valencia como «Vestes» por el tradicional capirote que llevan en Semana Santa. Algunas de estas últimas son la Confradía del Santísimo Cristo del Salvador en los Ángeles, la Confradía del Santísimo Cristo del Buen Encert en el Roser y la Confradía del Santísimo Cristo de la Concordia en Santa María.

La década de 1920, se produce una renovación de todas estas tradiciones. En 1924, un grupo de devotos funda la Germandat de la Santa Faç en la Parroquia de la Mare de Déu del Roser, y se les atribuye la introducción de un nuevo elemento de culto al agregar al Nazareno y la Dolorosa el grupo del Paso de la Verónica, compuesto por cinco figuras. También modificaron los vestuarios, dotándolos de telas más ricas que luego fueron adoptadas por el resto de las hermandades. Además, rompieron con la concepción de la Semana Santa Marinera basada en Granaderos, Sayones y Vestas, dando paso a una etapa de creación de nueve hermandades que transformaron el panorama de las procesiones.

En 1948, la comitiva de la Semana Santa que venía desde el Cabanyal hasta el Grau llegaba hasta la parte trasera de Santa María del Mar por la calle del Cristo del Grau y se disolvía en esa zona junto a la iglesia, en la avenida del Puerto.

Después de 40 años, se retomaron las antiguas hermandades de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la Pontifícia i Reial Germandat del Crist de la Concòrdia y los Granaderos de Santa María del Mar, a las que se añadió una nueva hermandad: la de Jesús de Medinaceli.

semana santa marinera en valencia

El Cabanyal de Valencia: El Barrio en la actualidad

En los últimos tiempos, se ha desarrollado un sentimiento diferente en las calles del Cabanyal. Las nuevas generaciones han vuelto su atención hacia la zona de la playa, no solo para apreciar su valor, sino también para enriquecerla con propuestas culturales.

Al igual que en otros barrios alrededor del mundo, el espíritu bohemio ha impulsado un renacimiento en esta zona. Actualmente, hay una red de colectivos artísticos y compañías de teatro que llevan a cabo numerosos proyectos. Ejemplos destacados son la reapertura del Teatre El Musical (TEM) y el festival Cabanyal Íntim, que ofrece obras en formato reducido en las casas de interés histórico.

En cuanto a la gastronomía, el Cabanyal también ha experimentado una nueva ola de chefs que tienen un gran respeto por los productos del mar. Siempre ha sido posible disfrutar de buenos arroces en Casa Carmela y de las mejores tapas de bodega en Casa Montaña, cerca de la playa. Pero también han surgido propuestas recientes igualmente destacables, como la vermutería Anyora o la brasería Fumiferro. Si deseas disfrutar de unas cañas, te recomendamos acompañarlas con las deliciosas tortillas de La Peseta o los gigantes bocadillos de La Pascuala y La Paca. Después, puedes pasar el resto de la tarde e incluso la noche en La Fábrica de Hielo, un espacio multidisciplinar que a veces también alberga food trucks.

Motivos para visitar el barrio el Cabanyal

El barrio del Cabanyal en Valencia es un lugar lleno de encanto y tradición que ofrece una experiencia única a quienes lo visitan. Con su arquitectura típica de casas de pescadores, sus calles estrechas y su ambiente marinero, el Cabanyal es un verdadero tesoro cultural e histórico.

Además, cuenta con una amplia oferta gastronómica, con restaurantes que sirven deliciosos platos de cocina mediterránea y especialidades marineras. Sus playas, galardonadas con la bandera azul, son otro atractivo destacado, donde se puede disfrutar del sol y el mar.

Barrio Modernista

El Cabañal, un barrio encantador en Valencia, nos invita a viajar en el tiempo. Mientras la ciudad se modernizaba en el siglo XIX, los residentes del Cabañal optaron por preservar sus tradiciones y mantener la esencia de su barrio.

Gracias a esto, podemos disfrutar hoy de calles pintorescas con casitas de colores, construidas en un estilo arquitectónico popular y ecléctico que es simplemente encantador.

Estas casas de dos o tres pisos conservan el auténtico sabor mediterráneo de antaño. Sus fachadas están decoradas con colores vivos o cubiertas de azulejos, especialmente en tonos azules y verdes, como un tributo al mar cercano. Las puertas de madera y las rejas de hierro forjado que protegen las ventanas son detalles preciosos a la altura de los transeúntes.

El Cabañal nos transporta a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando el modernismo y el art nouveau estaban en auge. Sin embargo, en este barrio, el modernismo se fusiona con la cerámica, ya que los pescadores eligieron este material para proteger las fachadas de la humedad del mar, convirtiéndo en un elemento destacado y característico.

En el Cabañal, te olvidarás por un momento de que estás en Valencia. Camina sin prisas, practicando el slow-tourism, para poder apreciar no solo las fachadas, sino también la gente curiosa y variada que habita en el Cabañal. Aquí encontrarás una mezcla de tradición y alternatividad, lo que le da al barrio su carácter auténtico y especial.

Un barrio de pescadores con solera

El Cabañal, un antiguo barrio de pescadores en Valencia, ha experimentado una transformación a lo largo de los años. Originalmente, las barracas de pescadores dominaban el paisaje, pero después de un incendio en 1796, se construyeron casas más sólidas con ladrillo. En el siglo XIX, el Cabanyal se convirtió en un destino de veraneo para la burguesía, que disfrutaba de la playa, el balneario y los restaurantes. Con la llegada del tren y el tranvía, el barrio se volvió más accesible.

Hoy en día, muchas de estas casas han sido rehabilitadas y convertidas en residencias permanentes. El Cabanyal se encuentra a solo 5 km del centro de Valencia y está bien comunicado por transporte público. Si prefieres una visita guiada por el barrio, puedes contactar con Marga Alcalá de Paseando Valencia, una guía experta en el Cabañal.

Las playas

Valencia es una excepción cuando se trata de playas urbanas. Con 7 km de arena dorada y fina, las playas valencianas son extensas y no se sienten abarrotadas, incluso en los meses de mayor afluencia turística. Además, las aguas están limpias y aptas para el baño, lo que permite a los turistas disfrutar de ellas durante todo el año, gracias a los más de 300 días de sol que ofrece la ciudad.

Las playas son de fácil acceso y cuentan con servicios como alquiler de sombrillas y tumbonas. También están adaptadas para personas con discapacidad, facilitando su acceso al agua. A lo largo de los 7 km de playa, cada tramo recibe un nombre, como la Playa del Cabañal (conocida como Playa de las Arenas), la Playa de la Malvarrosa y la Playa de la Petacona.

Si te alojas en el Cabanyal, las playas más cercanas serán la Playa del Cabanyal-Las Arenas y la Playa de la Malvarrosa. Pasear por el paseo marítimo es una delicia, especialmente al caer la tarde en verano, cuando puedes disfrutar de un paseo por los puestos de un mercadillo artesanal y probar una panoja (mazorca de maíz a la brasa). Durante el resto del año, puedes unirte a los valencianos y disfrutar de una paella con vistas al mar. En resumen, las playas de Valencia son un verdadero tesoro que no te puedes perder.

la playa del cabanyal valencia

¿Cómo llegar del centro de Valencia al barrio el Cabanyal?

El Cabañal está ubicado a solo 5 km del centro de Valencia, por lo que tanto si te hospedas en el centro como si te alojas en el Cabañal, tendrás fácil acceso hacia ambos lugares. Las opciones de transporte son excelentes, con tranvías que operan en las líneas 4 y 6, autobuses como el 31, 19, 92, 32 y 95, y el metro con la parada Serrería/Maritim.

Para concluir, me gustaría mencionar un dicho español que siempre es acertado: «donde fueres, haz lo que vieres».

A los valencianos nos encanta el Cabañal, cada vez más. Por eso, nos acercamos allí, especialmente los fines de semana, para pasear por el paseo marítimo, mojarnos los pies en la playa, disfrutar de una cerveza con amigos o deleitarnos con una deliciosa paella con vistas al mar.

Scroll al inicio