Rc Rooms

Gestión y Administración de Apartamentos Turístios 

Historia de la ciudad de Valencia

Contenidos del artículo

La historia de la ciudad de Valencia, tiene más de 2150 años de vida y está lista para enfrentar el futuro con una imagen moderna y poderosa. El área metropolitana es como un poliedro, con muchas caras y culturas entrelazadas, todas dejando su marca en los últimos tres milenios.

mapa cuidad de valencia

La historia de Valencia es clave para apreciar todo lo que tiene para ofrecer: los restos arqueológicos que nos hablan de tiempos pasados, las obras de arte que nos sorprenden, los impresionantes edificios civiles y religiosos, las costumbres y tradiciones que dan vida a esta urbe vibrante. Explorar su pasado es fundamental para entender su carácter y su atractivo único.

Así que, ¡vamos a sumergirnos en la historia de la cuidad de Valencia y descubrir todo lo que nos espera en este lugar lleno de encanto!

Valentia: La Valencia Romana

En el año 138 a.C., el cónsul Décimo Junio Bruto decidió premiar a sus valientes legionarios romanos veteranos de las guerras lusitanas contra Viriato con tierras fértiles cerca del Mare Nostrum. Y así, se creó la fundación de Valentia.

Los primeros habitantes de esta tierra construyeron un fuerte oppidum en una isla fluvial, justo en uno de los meandros del río Turia, cerca de la famosa Vía Augusta. Desde ese momento, Valencia ha estado siempre unida a su río, como dos grandes compañeros de aventuras.

Aunque el asentamiento sufrió los estragos de las guerras Sertorianas en el año 75 a.C., un templo-sanatorio dedicado al dios Esculapio, el curandero supremo de la medicina griega, se mantuvo en pie. Hoy en día, el Turia se ha convertido en un pulmón verde que atraviesa la ciudad de oeste a este, regalándonos un oasis de naturaleza en medio del bullicio urbano.

Renacimiento de la cuidad en el siglo II D.C.

restos romanos de valentia

A finales del mandato del emperador Octavio Augusto, la ciudad comenzó a florecer y prosperar. Durante el siglo II d.C., Valentia se llenó de impresionantes edificios públicos que dejaban a todos boquiabiertos.

Uno de los grandes protagonistas de aquellos tiempos fue el circo, un lugar gigantesco con capacidad para 10.000 personas. Aunque hoy en día solo podemos ver una parte de su muro central en el cementerio medieval de la iglesia de San Juan del Hospital.

Pero eso no es todo, amigos, porque la ciudad se construyó alrededor del foro, el centro de poder, y el cruce de dos calles principales: el cardus maximus (que iba de norte a sur) y el decumanus maximus (que iba de este a oeste). Esas calles se corresponden con las actuales calles Salvador-Almoina y Caballeros. Toda esta historia queda plasmada en el centro arqueológico de la plaza de la Almoina, un auténtico punto de partida de la ciudad.

Pero como en todas las historias, también hubo momentos difíciles. Durante la decadencia del Imperio Romano, el cristianismo comenzó a tomar fuerza y, más tarde, llegaron los visigodos, quienes marcaron un periodo de transición y oscuridad en Valencia. Aunque podemos encontrar un rastro de su paso en la Cripta Arqueológica de la cárcel de San Vicente, donde se pueden admirar fascinantes restos arquitectónicos.

Balansiya: La historia de la ciudad de Valencia árabe

A principios del siglo VIII, cuando el nuevo imperio musulmán llegó a la ciudad. Pero aquí viene lo curioso, la toma de posesión fue pacífica gracias a un pacto de entrega. Así que, adiós a la Valentia romana y bienvenida Balansiya.

Durante los siguientes 500 años, la cultura musulmana trajo consigo prosperidad y conocimiento a la ciudad. 

Un ejemplo de ello es el sistema de canalización de aguas a través de las famosas acequias y el famoso Tribunal de las Aguas, que hasta el día de hoy sigue resolviendo disputas entre los regantes. 

En el año 1021, Abd al Aziz se convirtió en el primer gobernante de la Taifa de Balansiya y construyó una nueva muralla que se mantuvo intacta hasta que se construyó el baluarte medieval.

El Cid Campeador

Resulta que en el año 1094, el legendario Cid Campeador, también conocido como Rodrigo Díaz de Vivar, capturó Valencia y la liberó de los moros. Después de su victoria, gobernó la ciudad hasta su muerte en 1099.

Durante su reinado, Valencia pasó de ser una ciudad musulmana a convertirse en uno de los principales centros cristianos de España en aquel momento. En 1096, todas las mezquitas musulmanas en Valencia fueron destruidas o convertidas en iglesias. 

Pero la historia nos depara sorpresas, porque entre 1099 y 1102, la esposa de Cid, la valiente Jimena, se vio obligada a abandonar la ciudad y unirse nuevamente a los moros. Durante su retirada, los cristianos decidieron quemar Valencia. Fue un momento triste y devastador

En 1102, el dominio islámico volvió a establecerse en la ciudad. Y como en toda España en aquel tiempo, este período se caracterizó por la convivencia pacífica entre cristianos, musulmanes y judíos, en un ambiente de tolerancia religiosa.

El Rey Jaime I de Aragón y la conquista de los cristianos

Todo ocurrió el 9 de octubre de 1238, cuando las tropas victoriosas de Jaime I de Aragón «el Conquistador» entraron triunfantes en la ciudad. Fue una gran victoria.

El rey de Aragón decidió otorgar a la villa una ley llamada el Costum, que consagra los derechos de sus habitantes. Y años más tarde, esta ley se extendió a todo el Reino de Valencia bajo el nombre de Furs (fueros).

Pero eso no es todo, porque la antigua mezquita mayor, que había sido construida sobre los restos de un antiguo templo romano y posteriormente convertida en catedral visigoda, fue consagrada como iglesia cristiana, siendo un gran cambio monumental. En 1262, se colocó la primera piedra de la catedral actual, esta catedral marcó la ubicación del centro de poder civil y religioso.

Valencia: una ciudad consagrada en dos ocasiones

Durante aquella época, se construyeron templos por todo el Reino de Valencia. En 1238, se terminó la primera iglesia de la ciudad, y en 1262 se completó la majestuosa catedral. Fue una época de grandes construcciones y fervor religioso

detalle de escultura

En el siglo XIV, Valencia pasó por momentos difíciles con la peste y epidemias, pero eso no detuvo el coraje de sus habitantes. El rey Pedro I El Cruel de Castilla intentó sitiar la ciudad en dos ocasiones, pero no pudo rendirla.

Esta hazaña impresionante hizo que los valencianos se reconciliaran con su soberano aragonés, Pedro IV El Ceremonioso. Antes habían tenido sus diferencias en defensa de sus derechos, pero esta gesta los unió nuevamente.

Para sellar esta reconciliación, se le concedió a la ciudad el título de «dos veces leal». Si ven el escudo oficial, podrán notar las dos eles («L») que representan este título. Fue un símbolo de unidad y superación.

Las Torres de Serranos son un ejemplo magnífico de la arquitectura defensiva de la ciudad en aquella época. Eran imponentes y mostraban la determinación de Valencia para protegerse de cualquier amenaza.

El siglo de oro valenciano

Pero la historia no solo trata de templos, también hay que hablar de economía y comercio. Durante los siglos XV y XVI, el Reino de Valencia se convirtió en una potencia económica en la costa mediterránea. Valencia se transformó en un bullicioso centro comercial.

Los principales productos de exportación eran la seda, los textiles y la cerámica. Los comerciantes urbanos y los nobles disfrutaban de muchos privilegios financieros. Era una época de riqueza y prosperidad para la ciudad de Valencia.

La fama de la ciudad se extendió por todo el mundo, y la presencia de dos Papas valencianos en Roma, Calixto III y Alejandro VI, que pusieron a la familia Borgia en la Santa Sede, contribuyó a ello.

En el año 1407, se abrió el primer banco en Valencia para facilitar las transacciones comerciales lo que fue un gran avance para impulsar la economía de la ciudad! Además, en aquellos tiempos, se construyeron magníficos edificios que aún hoy nos sorprenden, como la Lonja de la Seda, la Torre de la Catedral, El Micalet, y muchos más.

La Lonja de la Seda es una maravilla, con sus columnas de giro helicoidal que no se pueden comparar con nada más, uno de los pocos edificios civiles de época gótica que se conservan en todo el mundo. También se fundó la Universitat de València, una institución clave para difundir el conocimiento.

El Santo Grial

torres de serranos

En 1437, Valencia recibió algo muy especial: el Santo Grial. Según la leyenda, este cáliz fue utilizado por los apóstoles durante la Última Cena. Se dice que contenía la sangre de Jesucristo, derramada en la cruz. Este tesoro sagrado contribuyó a fortalecer la ciudad y su importancia.

Sin embargo, el siguiente siglo estuvo marcado por un conflicto llamado «germanías», donde los gremios se levantaron en armas contra la nobleza. 

Después del descubrimiento de América y el establecimiento de rutas comerciales transatlánticas, los intereses comerciales comenzaron a cambiar hacia la costa atlántica. Como resultado, el gobierno central de Madrid tomó medidas enérgicas contra los nobles que financiaban la ciudad de Valencia y les quitó todos sus privilegios.

Durante años de enfrentamientos, las tropas reales sofocaron la revuelta y se instauró el virreinato en Valencia bajo el gobierno de Germana de Foix, quien solía ser reina consorte de Aragón.

Durante este tiempo, hubo represiones y ejecuciones que solo se calmaron cuando Carlos I otorgó un perdón general en 1528. 

Además, en 1609, los moriscos que se habían convertido al cristianismo fueron expulsados del país. Esto tuvo un impacto devastador en la economía de la ciudad, pero también contribuyó de muchas maneras a la prosperidad de Valencia y de España en general.

La Guerra de Sucesión española y los Habsburgo

vistas del casco antiguo de Valencia

Durante la Guerra de Sucesión española, la ciudad se puso del lado del Archiduque Carlos, aspirante de los Austria, en lugar de Felipe, el Duque de Anjou, quien finalmente se convirtió en Felipe V tras la derrota de los centroeuropeos en la batalla de Almansa el 25 de abril de 1707. , Felipe V abolió los privilegios locales de los valencianos como respuesta.

Además, Felipe V eliminó la autonomía del Reino de Valencia y sometió completamente la región a la familia real aragonesa, eliminando los fueros locales mediante el Decreto de Nueva Planta.

Esto significó que Valencia perdió privilegios, su cultura y su lengua fueron duramente perseguidas. El Códice de los Furs de Valencia es un ejemplo de los derechos y privilegios que se perdieron en aquel momento histórico.

Napoleón

Durante la lucha de España contra Napoleón Bonaparte, Valencia demostró su valentía al repeler el ataque del ejército francés de 1808 a 1812. 

Las Torres de Quart, una de las puertas de la ciudad, quedó marcada por las balas de cañón, testigos de este enfrentamiento. A pesar de la valentía de la ciudad, en 1812, la resistencia finalmente se quebró y Valencia estuvo bajo el dominio francés durante un breve período de tiempo, hasta mediados de 1813.

Sin embargo, a mediados del siglo XIX, la ciudad experimentó una recuperación económica generalizada gracias al comercio de cítricos y arroz. Estos cambios tuvieron un impacto significativo en la remodelación de Valencia y en su historia.

Expansión de la ciudad de Valencia

En el siglo XIX, Valencia estaba lista para crecer y expandirse, así que decidió hacer algo radical: derribar las murallas medievales en 1865. Fue como abrir las puertas de la ciudad hacia un futuro lleno de posibilidades.

detalle de flores en la cuidad de valencia

Pero no se quedaron de brazos cruzados por mucho tiempo. Solo una década después, surgió l’Eixample, un nuevo distrito que era todo un derroche de modernidad. Aquí es donde se construyeron algunos de los edificios más impresionantes de la ciudad, como el increíble Mercado de Colón. Este lugar es una auténtica joya del modernismo valenciano y se convirtió en un símbolo de los cambios y la expansión que Valencia estaba experimentando en ese momento.

Imagina cómo debió de ser esa época, con la ciudad en constante transformación y crecimiento. Valencia estaba lista para dejar atrás su pasado medieval y abrazar un futuro lleno de oportunidades y nuevas aventuras.

El siglo XX y la Guerra Civil Española

El siglo XX fue una montaña rusa de emociones para Valencia.

La Guerra Civil dejó una huella imborrable en la ciudad, con un año entero como capital de la República, desde noviembre de 1936 hasta octubre de 1937. A pesar de la destrucción y el caos, Valencia vivió una efervescencia cultural y social sin igual en esa década.

Pero la derrota del gobierno legítimo en 1939 trajo consigo cuatro décadas de control férreo bajo el dictador Francisco Franco. Durante ese tiempo, los elementos de identidad valencianos fueron reprimidos y silenciados.

La historia de Valencia, marcada por el río Turia

En 1957, un trágico suceso cambió para siempre la ciudad: El río Turia se desbordó y causó una inundación descontrolada. Pero de la desgracia nació algo hermoso: el Jardín del Turia. Este gran parque urbano se construyó en el antiguo cauce del río y se convirtió en el pulmón verde de Valencia. Y justo en ese lugar se alza el símbolo del Valencia del siglo XXI: ¡la Ciudad de las Artes y las Ciencias!

Con la muerte de Franco en 1975 y la llegada de la democracia, Valencia y todo el país entraron en una nueva era de libertad. La aprobación de la Constitución en 1978 marcó el comienzo de un tiempo de democracia y progreso.

La Ciudad de las Artes y las Ciencias es un claro ejemplo de la modernidad y el avance que ha experimentado la ciudad en estos tiempos de libertad.

Historia de la cuidad de Valencia

Dentro de la historia de la cuidad de Valencia, hemos podido ver que ha pasado por momentos difíciles, pero siempre ha sabido reinventarse y mirar hacia el futuro con esperanza.

 

 

Fuente: Historia de Valencia

Scroll al inicio